Archivo de la etiqueta: educación entre mujeres

“-Usted hasta qué curso hizo?”

Estándar

Esta vez quiero referirme a las mujeres que suelen estar presentes en cuanta reunión, taller, encuentro, foro, lanzamiento de libro, cóctel, plantón, marcha, congreso o conferencia de mujeres y/o feministas se organiza. Se les puede identificar porque suelen cargar encima todo el “merchandising” que se produce en estos escenarios: mochila, camiseta, sombrilla, manilla, cuaderno de apuntes y bolígrafo membreteado. Conozco a un par de ellas muy divertidas, a quienes siempre saludo y con quienes siempre resulta interesante charlar un rato mientras tomamos el refrigerio, capturamos uno que otro canapé o hacemos la fila para recoger el libro que se está presentando.

Una de ellas compartía la siguiente anécdota que me llamó especialmente la atención:

Su relato inició por describirse a sí misma y a su amiga con quien iba, como un par de “participólogas”, mujeres que asistían a cuánto evento pudieran sacar provecho. Las dos se miraban y se reían recordando que entre ellas se dicen en broma “diosas” por su carácter omnipresente que las hace estar en todas partes… Comentaba entonces, que recién comenzaba un nuevo curso de capacitación y el primer día la recibió la facilitadora con la siguiente pregunta:

– Señora ¿Usted hasta qué curso hizo? ­

– Soy licenciada en idiomas – contestó.

No era la primera vez que se enfrentaba a un prejuicio de este tipo. Qué irónico pensé. Mujeres como ellas, que se encuentran además “sobrecapacitadas”, “sobretallerizadas”, “sobreactualizadas”, y aún las facilitadoras requieren ubicar a su interlocutora por el nivel de estudios que presenta su hoja de vida. La respuesta fue desconcertante para la facilitadora, que esperaba seguramente vaciar todo su conocimiento sobre esta “pizarra en blanco”, esta mujer que por su aspecto y actitud parecía no haber pisado una “sobrevalorada” institución universitaria.

Me quedé pensando, si yo fuera la tallerista ¿Para qué saber hasta qué estudios hizo? ¿Para saber como ubicarme frente a usted? ¿Para saberla ignorante, por lo menos más que yo?

He visto como estas facilitadoras o “talleristas” necesitan generar distinción, las he visto tratar hasta con cierta ternura a sus “beneficiarias”. Cuesta reconocerlas como pares en estos espacios para el “empoderamiento”. Parece que nos hemos estancado en un formato de aprendizaje entre mujeres donde se deben asumir ciertos roles: unas que siempre serán las que “saben” y otras que siempre serán las que “aprenden”. ¿Qué pasó con los grupos de conversación entre mujeres, con la construcción colectiva, con los diálogos de saberes? ¿Qué pasó con esos espacios que caracterizaron la construcción del pensamiento feminista, en el que todas aprendemos de todas cosas diferentes?

En adelante sacaré más provecho cada vez que nos encontremos, charlaré más durante los recesos, mientras me como el canapé, a la salida… para tener presente que si nos reunimos en el mismo espacio, es porque tenemos un interés común que nos convoca por igual a ellas, a mi y claro, también a usted señora tallerista…

Burbuja

Anuncios